Portada
  • Colección: CIENCIA, TÉCNICA Y NATURALEZA>Ciencia Hoy
  • Formato: Estándar, Papel
  • Tamaño: 15,50 x 23,00
  • Páginas: 120
  • Edición: 01ª edición
  • Publicación: Octubre 2018
  • Precio: 13,50€
  • I.S.B.N.: 978-84-368-4013-1
  • Código Comercial: 295035

Lazos y conexiones vitales

En la búsqueda de lo que nos hace humanos

Marta Izquierdo Rojo

En biología ha sido una pequeña revolución descubrir que la formación de lazos y conexiones entre distintos lugares lejanos del genoma permiten un acercamiento temporal y versátil de regiones muy distantes. Nuestro genoma, lejos de ordenado y lineal, es una maraña continua de interconexiones. Lo más interesante es que el grado de interacciones es muy superior en el genoma humano frente al de su pariente más próximo, el chimpancé. Las conexiones son las que nos hacen humanos y nos distinguen del resto de seres vivos, porque permiten un control enormemente preciso, a la vez que flexible, de los quehaceres domésticos celulares y de relaciones con otros órganos y tejidos.En el viaje que vamos a realizar por las páginas de esta obra iremos descubriendo que:- El hombre moderno lleva un porcentaje no despreciable de ADN neandertal en su genoma; de ellos hemos heredado genes que nos beneficiaron en otras épocas o que aún nos benefician.- Todas las funciones de nuestra mente, hasta las más triviales, requieren de una coordinación e interconexión entre distintas áreas cerebrales. La plasticidad neuronal consiste en crear y destruir contactos que el tiempo reforzará, debilitará o eliminará. - El perfil de conexiones entre regiones frontales y parietales de nuestro cerebro contribuye a definir el grado de inteligencia de un individuo.
Índice

Introducción. Conocimientos básicos. Los lazos, contactos y conexiones facilitan el empaquetamiento del ADN y el control de la actividad genética. La genética y las relaciones con nuestros antepasados. Las conexiones cerebrales en la frontera del conocimiento. Las conexiones cerebrales definen el grado de inteligencia en cada ser humano. El cerebro humano, esa gran ciudad.